EEUU inicia la prueba piloto definitiva sobre la RBU para validar su implantación

Inspirado por la lectura del blog redrentabasica.org, como consumidor eventual de El Mundo Today y con ganas de ponerle un poco de humor y esperanza a este 2020, que suficientes palos nos está dando, me he animado a escribir esta utopía de un presente-futuro distinto. Como decía Víctor Hugo “Nada mejor que el sueño para engendrar el porvenir. La utopía de hoy es carne y hueso mañana.”

En Washington ya no se habla de la COVID-19 sinó del nuevo proyecto de prueba piloto sobre la Renta Básica Universal Incondicional y es que no es para menos, hasta la comunidad internacional se ha hecho eco de la noticia. Nadie esperaba que el país interesado en contrastar las hipótesis sobre la implantación de la RBU fuera precisamente el mayor impulsor del neoliberalismo económico.

Pruebas piloto sobre la RBU se han hecho en diferentes partes del mundo pero  es la primera vez que un país decide realizar ésta con un sector de la población tan característico y es que en el caso de  EEUU el objeto del estudio son aquellas personas con derecho a voto que pertenezcan a un núcleo familiar donde los ingresos durante los dos últimos años hayan superado los 100.000 USD anuales. De aquí viene el revuelo con el proyecto, sus antecesores habían realizado pruebas con sectores de la población con menos recursos o menos capacidad de acceder a unos recursos básicos, pero nunca, en ninguna región del mundo, se había planteado la posibilidad de medir el impacto sobre este segmento de población.

¿En qué consiste el proyecto? La apuesta del país norteamericano es de las más transgresoras y apunta a proclamarse como el inicio de una revolución a escala internacional ya que muchos países están siguiendo de cerca la iniciativa de cerca. Aquellas personas que pertenezcan a una familia que haya generado unos ingresos anuales igual o superiores a 200.000 USD, que tengan 21 años o más y derecho a voto, percibirán durante el próximo 2021 una RBU de 1.200 USD/mes y contribuirá con un 50% de sus ingresos a las arcas del estado. Es decir, una persona que reciba un salario anual de 200.000 USD al año, en el 2021 deberá aportar al estado 100.000 USD y recibirá un total de 14.400 USD.

El complejo experimento no solo espera medir la viabilidad económica de la RBU sino valorar el impacto sobre el bienestar social de diferentes segmentos de la población, para ello se realizará un despliegue de medio que van desde el apoyo psicológico personalizado hasta, en caso que fuera necesario, ayuda farmacológica gratuita. Monsanto, una de las empresas más conocidas del país y perteneciente al grupo Bayer, junto con Pfizer y Gilead han querido participar en el experimento y han puesto a disposición de la administración diferentes productos propios para tratar los posibles síntomas que el experimento pudiera provocar.

Ya se han podido oír las primeras impresiones de las personas participantes, algunas de ellas con un gran impacto en los medios de comunicación: deportistas, artistas y grandes personalidades del país han querido manifestar su opinión sobre esta prueba. Los comentarios son sorprendentes, todas las personas se manifiestan entusiasmadas con la idea y han querido apoyarla públicamente.

Uno de los empresarios más conocidos y exitosos del país ha expresado en una reciente entrevista la ilusión con la que acoge la iniciativa: “Me alegra mucho poder participar en este proyecto. Ya era hora que pudiéramos devolver a la sociedad lo que se merece y es una grandísima oportunidad para ponernos a la vanguardia de la innovación social”.

De hecho la industria de Hollywood y las principales plataformas de comunicación también se han volcado con la administración para dar soporte al proyecto. Uno de los directores de cine más reconocidos ha comentado como se están preparando diversas campañas cinematográficas para poder ayudar a concienciar a la población sobre este proyecto: “Existen unas creencias discriminatorias en cuanto a determinadas personas por pertenecer a unos ámbitos sociales determinados, queremos acabar con esta lacra y dar una imagen más realista. Acercar a estas personas a la población en general y mostrar su implicación con el futuro de la nación.” Por su parte, FOX ya está preparando un especial de la conocida serie Los Simpson.

Los comentarios no sólo han llegado de los propios ciudadanos y ciudadanas que se han visto afectados por el proyecto, también por la comunidad internacional, destacando las declaraciones de los dirigentes de Rusia que, emocionados, han querido agradecer a la administración estadounidense la labor que están haciendo y ofrecer todo su apoyo para garantizar el éxito del proyecto. Tendremos que esperar un año para poder empezar a ver las consecuencias reales del proyecto y sumarlas al resto de información de las diferentes iniciativas llevadas a cabo en el pasado, para poder tener una fotografía amplia de la aplicación de la RBU, pero está claro que estamos ante un punto de inflexión social dentro de un año en el que las noticias esperanzadoras se han hecho de rogar.